Live 8

El 2 de julio de 2005 será recordado como el día de Live 8.  Todos lo melómanos queríamos se runo de los miles de afortunados que estaban presenciando el concierto en vivo el show en Hyde Park o en alguna otra de las siete locaciones para el show.  Conseguir boletos era un infierno, únicamente se darían por medio de concursos dentro de Inglaterra.

Algunos paquetes salieron a la venta, por doce mil pesos de esa época podías comprar u paquete VIP. El kit incluía dos noches de hotel y dos boletos del “Golden Circle” (Un tipo General A del Foro Sol). Era ridículo pensar que por algunos lados la gente pagaba más de seis mil por un boleto normal e incluso algunos pagaron 500 pesos por ver el show en pantallas en otra zona de Hyde Park, pero con ese cartel realmente nada sorprendía.

Los artistas que se presentarían ese día incluían a varios veteranos de Live Aid (U2, McCartney, Sting) y varios músicos que eran la crema y nata de ese momento (Killers, Snow Patrol, Razorlight). La gran sorpresa era la reunión de Pink Floyd (Les dejamos nuestra reseña de esa parte del show aquí). Nadie sabe como logró Geldof reunir en un escenarioa Waters y Gilmour pero funcionó.

Llegar al Hyde Park y en específico al lugar del concierto era más difícil que llegar al zócalo en día de concierto. Había filtros por todos lados y por si no era suficiente esa tarde había un desfile en las inmediaciones del parque. Cuando finalmente se lograba llegar al escenario todo valía la pena. El show comenzó puntualmente con un dueto de U2 con Sir Paul. Tocaron Sgt. Peppers, específicamente por la frase de “it was 20 years ago today” haciendo alusión a Live Aid. Los irlandeses tocaron su set rápidamente ya que tenían que irse a tocar su propio concierto en Polonia.

R.E.M. era de las bandas más esperadas, tenían años de no presentarse en Londres y extrañamente estaban en varias portadas de periódicos. Stipe y compañía no defraudaron con sus clásicos Everybody Hurts y Man on the moon. Por otra parte una banda que se sentía bastante fuera de lugar era Velvet Revolver, la gente simplemente no conectó con ellos a pesar de los esfuerzos de Scott Weiland de ganárselos.

En un festival de ese tamaño y con esa cantidad de artistas, los duetos no pueden fallar. Elton John invitó a Pete Doherty (Libertines y Babyshambles) a cantar el clásico de T Rex, Children of the Revolution. Todo el público se volvió loco con ese dueto. Pete estaba en su momento más alto, los Libertines se acababan de separar pero esto era el regreso del hijo pródigo después de todos sus problemas legales y excesos.

Por otra parte llegó Coldplay cuando aún hacían música más cercana al viejo U2 que a Maroon 5. En primera fila se encontraba Paltrow con Apple la hijita de Chris Martin. El grupo trajo al escenario a Richard Ashcroft de The Verve para cantar juntos el himno “Bittersweat Symphony“.  Probablemente uno de los momentos más cercanos al Radio Gaga de Queen,  veinte años antes. Simplemente el público se volvió uno mismo y seguían los movimientos de Ashcroft.

 

Mientras los roadies de cada grupo iban poniendo los instrumentos, se ponían varios videos en la pantalla. En varios casos eran videos de lo que otros grupos estaban tocando en diferentes partes del mundo. En otros momentos algunas personas salían a dar discursos sobre la situación en África para tratar de obtener donativos.

La banda galesa Stereophonics tuvieron probablemente el climax de su carrera  ese día. La banda se encontraba en la cúspide de su carrera con su sencillo “Dakota”. Extrañamente se les dio el mismo tiempo en el escenario que a bandas con mucho más pedigree que ellos.Kelly Jones y compañía no defraudaron. Vestidos todos de negro y con una actitud de rock puro se fueron de corrido con cuatro rolas de diferentes etapas de su carrera incluyendo Maybe Tomorrow y obviamente Dakota. Es triste pensar que a partir de su momento su carrera se convirtió en una caída libre.

Por todos lados se sentía el recuerdo de Freddie Mercury y Robbie Williams como buen showman lo supo explotar. En su set se reventó un cover de We Will Rock you que seguramente le provocó una sonrisa a Mercury donde se encuentre.

El show se iba  atrasando cada vez más. Algunas bandas como The Killers solo tuvieron tiempo para tocar una canción. Esto no afecto únicamente a bandas nuevas, veteranos como The Who tuvieron que quitar rolas como “Behind Blue Eyes” de su setlist para tratar de cumplir con los horarios.

Derepente se comenzó a avisar por las bocinas que el metro cerraría en unas horas y que se recomendaba retirarse especialmente si se tenían niños como acompañantes. A nadie le importó realmente ese mensaje. En el peor de los casos se podría dormir en el parque o buscar un bar cercano para pasar unas horas en lo que volvía a abrir el metro o se podía tomar un taxi.

Paul McCartney no contento con haber abierto el show, decidió cerrarlo. Probablemente no quería quedarse con la espinita del fallido show que dio en el concierto original. En su set decidió hacer el último dueto de la noche. Invito a George Michael a cantar con él Drive my car. Michael era un experto en duetos y covers, solamente hay que recordar como se robó el show de tributo a Mercury trece años antes. Para cerrar el show Macca aplicó el clásico Hey Jude y todos los músicos que seguían salieron a cantar con él.

La noche había terminado, la gente seguía en las nubes. Ya no había metro pero a todo el mundo le valía. Caminar una hora después de haber visto ese show, no era ningún sacrificio.

 

 

 

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s