Blondie Vs. Garbage

Por: Virgilio Ruan  Fotos: OCESA y Virgilio Ruan

La de los 90s fue probablemente la última gran década para las mujeres en la escena del Rock. No quiero decir que en la actualidad no contemos con exponentes, pero ya nunca serán como aquellas amazonas con guitarra de los últimos 20 o 30 años del siglo pasado. Actualmente cuesta encontrar grandes voces femeninas como las de Debbie Harry y Shirley Manson por ejemplo. El cierre de la gira Rage and Rapture de Blondie y Garbage en México, fue una oportunidad irrepetible para ver un par de grandes bandas, lideradas por dos bellas hechiceras de voz prodigiosa.

Las primeras visitas de Garbage (1996) y Blondie (2004), a la ciudad de México me traen gratos recuerdos, ya que pude platicar tras bambalinas tanto con Debbie como con Shirley, una diosa americana y una princesa de Edimburgo con tres claras semejanzas: talento, elegancia y rudeza. Ambos encuentros tuvieron una breve charla, mucha ironía y un memorable guiño de despedida, aunque mi impresión de aquellos conciertos, fue que a México  Garbage había llegado temprano y Blondie arribó tarde. El lunes 14 de agosto de este rockero 2017, en el Palacio de los Deportes mi perspectiva cambió, ante una doble cartelera que nos permitió ver a Blondie y Garbage como dos bandas en su punto.

En esta gira en conjunto ambos grupos tocan alrededor de 15 canciones, la primera tanda de la noche corrió a cargo del elenco con menos kilometraje recorrido (que no es poco): Garbage.

Vestida de rojo carmín, que combinaba perfectamente con su cabellera y energía, Shirley Manson enseñó desde el arranque los inalterables atributos de íconos noventeros, con los que cuentan ella y sus compañeros. No Horses, Sex is Not the Enemy y #1 Crush abrieron el bote de la deliciosa “basura” que nos tenían preparada.

Tras la tercer canción, Shirley casi de rodillas se desbarató en elogios a un público mexicano, al cual recuerda cálidamente desde su primera tocada en el Teatro Metropolitan hace más de 20 años, y se tomó varios minutos también para agradecer a Debbie Harry por la inspiración, y la oportunidad de compartir escenario. Contó la historia de pasar por el camerino de la banda abridora de esta gira en sus fechas por EUA y sorprenderse de ver a Harry ayudando con su maquillaje a la vocalista de los teloneros. La admiración con la que habló de ella y de sus compañeros de grupo, me recordó cuando en 2006 la propia Manson invistió a Blondie al Salón de la Fama del Rock and Roll en la ciudad de Cleveland.

El desfile de temas de sonido pulcro continuó. Pocas bandas tienen la habilidad para trasladar impecablemente sus grabaciones de estudio, a las versiones en vivo como lo hacen los dirigidos por el ex productor de Nirvana, Butch Vig. I Think I´m Paranoid , Stupid Girl, Push It y Special, siguen sonando contemporáneas, y sobresaliente es el hecho de que temas de estreno como Empty e Even Though our Love is Doomed denoten frescura  en sus letras y producción. Strange Little Birds es el título de su nuevo disco, un nido de extrañas pequeñas buenas canciones.

WhatsApp Image 2017-08-15 at 11.50.00

Suficiente espacio en el escenario había, para que el guitarrista Steve Marker y el bajista Duke Erickson interactuaran en un show dinámico con la bella e inquieta cantante pelirroja, fueron ejecutando temas favoritos y alguna que otra rareza, hasta llegar a la recta final de su set con Only Happy When It Rains (con un comienzo diferente, a lo Lounge) , Push It  y Vow. Durante OHWIR se podía ver la excelente relación de Shirley con Vig por las sonrisas que le causaba el baterista cuando lograba distraerla en las primeras estrófas. Ese tipo de escenas muestran que son una banda que aún disfrutan de su compañía.

Después de 20 minutos de intermedio apareció bañada en luces de estrobo y sonidos de estática, la otrora diva del CBGB de Nueva York, símbolo sexual de los años 70s y quien fuera musa de Andy Warhol , H.R. Giger, entre otros:  Debbie Harry.

Blondie tomó el escenario frente a tres grandes pantallas que proyectaban la estética de su nuevo álbum Pollinator, empezando de una patada con One Way or Another, y a partir de ahí el repertorio de los pioneros del New-Wave estuvo congestionado de éxitos, temas clásicos, covers y algunas novedades. La única banda en la historia de la música en conseguir colocar por lo menos un sencillo, en el primer lugar de las listas de popularidad en tres diferentes décadas (Heart of Glass 1979, Rapture 1981 y María 1999), tuvo rolas para dar y repartir por más de hora y media.

Fue María, el hit con el que Blondie resucitó su carrera hace 18 años, y que por alguna extraña razón hace tiempo dejaron de tocar en vivo, el regalo que tenían reservado para el público Azteca. La dedicatoria en Espanglish fue elocuente.

Ciertamente la voz de Debbie Harry ya no es la de aquella joven que produjo Giorgio Moroder en 1980, pero el feeling , glamour y presencia de la diva, aunado al cobijo principalmente de Chris Stein en la guitarra , Clem Burke en bateria y Leigh Foxx en el bajo (miembros originales de la banda), hacen sonar a Blondie con la contundencia de aquellos jóvenes que empezaron a tocar en la Gran Manzana hace más de 40 años.

Mientras indispensables trancazos como Atomic, Call Me, y Rapture fueron de las favoritas de la noche, nuevos cortes como Fun y Long Time demostraron que Pollinator puede ser el mejor disco de la banda neoyorquina en años. Durante Rapture se vieron un par de pequeños errores al final de la canción , entre risas  Harry hacía señas a su baterista de que ahora si le atinaría al instante en que debía cantar. Unas rolitas después la vocalista pidió perdón por su error y comentó que tenía un poco de problemas con la altura de nuestra ciudad.

WhatsApp Image 2017-08-15 at 11.49.59

Al aparecer Heart of Glass (gema del recital con bola de espejos giratoria incluida), el Domo de Cobre se convirtió en una gigantesca discoteca. El paseo final nos llevó de la atmosfera del Studio 54, a una versión de My Heart Will Go on de Céline Dion, ligada al cadencioso reggae de The Tide is High, para bajar el telón con Dreaming .

Si algo demostraron tanto la princesa que solo es feliz cuando llueve (Shirley Manson), como la diosa de corazón de cristal (Debbie Harry) con el Rage and Rapture Tour, es que las damas siguen ocupando un lugar importante en el Rock and Roll, tal vez no en la radio o plataformas comerciales, pero si influenciando a las siguientes generaciones.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s