El acercamiento de Brian con los Beatles

Por: ValRdgz5

31f23epstein1getty-493911

A finales de octubre del 61, Raymond Jones entró a la NEMS preguntando por My Bonnie, un disco grabado en Alemania por un grupo poco conocido, los Beatles. Fue Brian Epstein quien lo atendió esa vez y comenzó a investigar acerca de la grabación.

Descubrió que se trataba de un disco sencillo grabado por Tony Sheridan en Hamburgo. También descubrió que el grupo tocaba a diario a la hora del almuerzo en el Cavern Club, el cual quedaba a escasos doscientos metros de ahí, así que decidió ir a ver en persona.

Peter Brown relata que el 8 de noviembre, Brian hizo una llamada telefónica para solicitar una entrada como personaje importante, esto para evitar problemas por ir con traje. Al entrar al lugar, la escena lo cautivó. Justo en la plataforma elevada, Brian observó la personificación de sus deseos sexuales secretos. En el escenario se encontraban cuatro alegres jóvenes con pantalones y chaquetas de cuero, tocaban rock and roll y realizaban bromas entre ellos. Mientras los observaba, la voz de Bob Wooler, el disc jokey, inundó el lugar anunciando que Brian se encontraba ahí. Se escucharon aplausos y chiflidos, mismos que hicieron a Brian esconderse apenado.  Logró armarse de valor y se acercó al cuarto de la banda con la intención de presentarse. Saludó primero a George Harrison, quien le preguntó en tono sarcástico “¿A qué viene aquí el señor Epstein?” Misma que Brian ignoró.

Regresando a la tienda, Brian no podía hablar de otra cosa más que de los Beatles. Decía que eran simplemente maravillosos. Comenzó a visitar frecuentemente el Cavern Club, a veces iba solo y otras iba con Alistair Taylor, empleado suyo que un día se llamó “asistente personal” de Epstein para intentar impresionar a la banda.

Después de su encuentro inicial, había quedado claro que no tenían nada en común: Brian tenía seis años más que el mayor de la banda, venían de extremos opuestos de la escala social y económica; razones por las cuales le dieron un trato superficial como dueño de la gran tienda de discos. A pesar de esto, Brian encargaba doscientos ejemplares de My Bonnie de Tony Sheridan y ponía el nombre del grupo en los escaparates de la tienda. No lograban comprender qué era lo que quería de ellos. Pero Brian, en lo profundo de su alma, sabía que pretendía a John.

Harry y Queenie se encontraban de viaje en Londres cuando Brian descubrió a los Beatles. Al regresar, lo encontraron más agitado y excitado de lo que había estado en años. Brian sentó a sus padres en el sofá y puso un disco en el fonógrafo del que emanó un sonido “terrible”, esto acompañado con la gran noticia: Brian quería representar a ese grupo. Harry se enfadó con él por semanas, creía que al fin se encontraba en su lugar, que la NEMS era su lugar y por eso la tienda iba tan bien. Brian prometió que no le quitaría mucho tiempo, pero nadie le creyó. Queenie, resignada, aprobó la iniciativa con ciertas reservas. Ella ya sabía que cuando una idea se le metía a la cabeza, nadie podía detenerlo.

Después, Brian fue a pedirle consejos a Rex Makin, abogado de la familia. Él consideró absurda su idea. Brian no sabía nada de representar a un grupo beat; era ridículo, el mayor de los Epstein nunca pensaría claramente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s