Kasabian y Slaves en el Pabellón Cuervo 2017

Kasabian es headliner de Glastonbury sin problema, en México lleva doce años luchando por crear su audiencia pero extrañamente aún no llega al Palacio de los Deportes. Con uno de los primeros shows después del sismo, nos demostraron que ya merecen recintos más grandes.

Después de varios días de especulación, se confirmó el lunes que el concierto de la banda de Leicester no se cancelaría. Probablemente Protección Civil obligó a OCESA a meter mucho más seguridad, anuncios de las medidas de seguridad y brigadas en caso de emergencia. El nuevo Pabellón Cuervo poco a poco se fue llenando de gente que quiere regresar poco a poco a la normalidad.

Los encargados de abrir el show fueron un dueto de Kent llamado Slaves. En un inició recordaban a los White Stripes por ser únicamente una guitarra y un baterista, pero después de dos segundos nos dimos cuenta que esto era otra cosa. Los británicos tienen una actitud punk y su música es una mezcla ecléctica pero con muchos huevos. El vocalista Isaac Holmes tocaba como podía su pequeña batería (a veces con las manos, a veces con las baquetas al revés) mientras lo daba todo en el escenario. Su compañero Laurie en la lira, interactuaba de similar manera con el público mexicano que estaba feliz de conocer a una agrupación tan peculiar.

Cuando dieron las nueve campanadas llegaron los autores de Fire.  Todos vistiendo de blanco y con diversos slogans en sus camisetas. Tom traía escrito Acid Hose (Referencia a su rola Bless This Acid House), Sergio su ya clásico esqueleto, etc. La agrupación comenzó con Ill Ray de su nueva placa pero inmediatamente volvieron nos volvieron locos con dos de los grandes trancazos de su disco 48:13, Bumblebee y el primer sencillo Eez-Eh. Al final de Eez-Eh se rifaron un pequeño cover de Around The World de Daft Punk.  Sergio tomó el micrófono por unos momentos antes de esta última, y agradeció a México por haber venido a verlos y  cerró con ¡Fuerza México!. Le quitó un poco de momentum al clásico grito de Eez-Eh, Eez-Eh, pero realmente no importa.

Se nota que Sergio y Tom son verdaderos amigos y disfrutan de su compañía dentro y fuera del escenario. Durante todo el show se la pasaban interactuando entre ellos y sonriéndose. El resto de la banda, a pesar de ser excelentes músicos,  prácticamente pasan sin pena ni gloria.

El concierto siguió con puro trancazo de todos sus discos. La selección de canciones fue impecable, a diferencia de muchas otras bandas no nos obligaron a escuchar las rolas nuevas, aquí venían a tocar lo que la gente quería escuchar. Dicho esto, los sencillos You´re in Love With a Psycho y Bless this Acid House fueron recibidos de la misma manera que clásicos como Shoot the Runner o Club Foot.

Kasabian estaba disfrutando el show como locos. Esto se notó con un setlist más largo de lo normal, incluyendo el estreno de la rola Wasted. Losts Souls Forever fue la rola seleccionada para cerrar el primer set, los celulares salieron por todos lados para grabar ese clásico del Fifa 2004.  El encore fue iniciado con una versión acústica de Goodbye Kiss seguida por Comeback Kid y Vlad The Impaler. Después de agradecer al público comienzan los primeros acorde de Fire, a la mitad de este himno Sergio aplico su clásico juego de hacer que todo el lugar se agachara para todos dar un brinco en éxtasis al mismo tiempo cuando la canción se reanuda. Es momento es un clásico y con el toque mexicano de los vasos voladores, nos señalaba que era momento de ir a la cama.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s