Triunfa Rock Británico en los 20 años del primer Vive Latino

Por: Gustavo de la Rosa

En la primera edición del Festival Vive Latino de 1998, la intensión era promover el rock de habla hispana, dos décadas después nadie puede dudar del éxito comercial del festival, pero fue el Rock Británico el que terminó por llevarse los aplausos.

A finales de la década de los noventa, el Festival Vive Latino surgió en un momento en que en México el Rock en Español tenía un gran auge, se había convertido ya en todo una industria que vendía millones de discos, las bandas ocupaban los primeros lugares en las estaciones de radio, sus videos eran programados por MTV, llenaban arenas, estadios y tenían un público en crecimiento.

Lejos habían quedado los obscuros años de los setentas y ochentas, donde la constante era la represión y satanización al Rock en México, predominaba la censura en la radio y tv, existía una carencia espacios, además de la ausencia de apoyos por parte de disqueras, situación que llevó a muchas valientes bandas a refugiarse en los Hoyos Funky, bautizados así por el escritor mexicano Parménides García (qepd).

En los noventas todo era diferente, surgieron nuevas e innovadoras propuestas en toda Iberoamérica, había mayores espacios en medios, en lugares para tocar, había toda una industria operando perfectamente y era momento de juntar todos esos talentos, a todas las leyendas sobrevivientes muchas desde Avandaro, del LUCC, de Rockotitlán, del Chopo, del festival Nuestro Rock y muchos otros esfuerzos, pero por fin se podía tener festival de absoluto Rock en Español. Fue así como en noviembre de 1998 se dio la primera edición del Festival Vive Latino.

Los días 28 y 29 de noviembre en el entonces recién inaugurado Foro Sol, se llevaría a cabo la primera edición del festival que tuvo invitados de España, América Latina y sobre todo México, con sólo tres escenarios y un precio de 180 pesos por día (que traídos a valor presente equivalen a 465 pesos actuales).

Basta ver el cartel para darnos cuenta de la calidad, variedad y prestigio que había en las agrupaciones, que pusieron en alto la excelencia del rock en el idioma de Cervantes; el primer día se presentaron Café Tacuba, Molotov, Maldita Vecindad, Ángeles del Infierno, Tijuana No, la Cuca, Ozomatli, Illya Kuryaki, Resorte, entre otros, para el segundo día: La Ley, La Gusana Ciega, Ritmo Peligroso, La Castañeda, Julieta Venegas, Cecilia Toussaint, Kenny y los Electricos,  la Lupita, Aterciopelados, y Miguel Ríos y El Tri de Alex Lora fueron los encargados de cerrar una noche inédita y épica para el Rock en Español.

Al paso de los años, el festival se volvió repetitivo, caro, pretenciosos, empezó a perder identidad y gradualmente el apoyo al rock en español fue menor, los actos principales los llegaron a ocupar expresiones hasta antagónicas con el Rock como Los Tigres del Norte, Los Ángeles Azules, Sonido la Changa, Bronco, entre otros,  que son muy respetados en sus respectivos géneros, pero que poco o nada aportan al desarrollo, promoción, crecimiento y convocatoria del Rock en Español.

Por otra parte, los actos principales los vinieron a ocupar bandas que en el mejor de los casos son agrupaciones de Rock en inglés, de muy buena calidad esos sí, pero sin ninguna conexión con el Rock en Español.

Como muestra es esta última edición del Vive, que  tuvo como actos principales al fundador de los Smiths, Steven Patrick Morrissey, a el Ex Oasis Noel Gallagher, a Gorillaz y desde California a Queen of the Stone Age. Fue sin duda el Rock británico el que se llevó las dos noches del festival y dieron catedra de la expresión musical.

Nadie duda que el festival como negocio sea todo un éxito, cada vez cuenta con mayores patrocinadores y seguramente durante el periodo enero – marzo de 2018 será uno de los eventos principales para que Grupo CIE pueda superar las ganancias financieras de 2,232 millones de pesos obtenidas en el primer trimestre del año anterior.

La realidad es que en El Vive Latino el rock en español pierde presencia, de latino sólo le queda el nombre, hay cientos de bandas de relleno y muy pocas son las agrupaciones de verdadera calidad. El precio de los boletos para el festival pasó de 180 pesos por día a los 1,000 pesos de esta última edición  (un incremento de en términos reales de 116% una vez descontado los efectos de inflación), los precios en los alimentos y bebidas son más altos y recientemente se han presentado actos de inseguridad ligados al robo de teléfonos móviles y carteras al interior del Foro Sol.

Se puede decir que el Rock en Español tuvo un periodo de maduración, que le sufrió para ganar un lugar en el mercado, que en especial el Rock Mexicano derribó muros de prejuicios, de censura, de intolerancia y falta de apoyos y espacios, pero cuando por fin empezaba a recoger los frutos de todo ese esfuerzo, otros gozan de los beneficios.

Para los próximos años,  el festival Vive Latino tiene el reto de evolucionar, de retomar su papel como un espacio de promoción y exposición de las expresiones latinas de Rock, de ofrecer precios accesibles, de combatir la inseguridad y corrupción de cuerpos policiacos o de lo contrario la gallina de los huevos de oro se puede acabar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s